Tiempo de Lectura: 2 minutos

¿Nunca te ha pasado que buscas un producto para limpiar tu cutis o alguna crema hidratante para tu piel y no funciona como debería?

Esto puede ser debido a que no estás utilizando el producto correcto para tu tipo de piel.

Existen 4 tipos de cutis: Normal, seca, mixta y grasa. Cada una de debe asear y cuidar de formas muy distintas entre sí.

La normal requiere pocos cuidados, pero no por ello debes dejarla sin ningún tratamiento, una rutina básica de hidratación y limpieza son más que suficientes.

Las pieles mixtas y grasas son muy similares, sin embargo en la primera, la grasa se concentra en la llamada “Zona T” que abarca la frente y la nariz. Estas se deben asear con agua caliente (¡pero con cuidado! Muy caliente puede quemarte o eliminar grasas esenciales para tu cutis), algún tónico como agua micelar para eliminar impurezas y cremas que controlen esta grasita.

Estas pieles tienen tendencia a las impurezas por lo que ¡debes ser fuerte y evitar la tentación de retirarlas con las manos! esto porque puedes dejar una marca y puedes empeorar la infección con las bacterias que tenemos en las manos.

El cutis seco requiere cuidados diametralmente opuestos, lo que es importante aquí es evitar irritaciones y mantener hidratada tu piel. Su aseo es con agua fría y debes evitar exponerte al sol, ya que de lo contrario puedes irritarla. Esta piel tiene tendencia a la picazón, por lo que debes evitar rascarte para no dañarla.

¡Conoce cuál es tu tipo de piel en nuestro #TestFiore!

Esperamos que con estos tips puedas elegir un producto que sea el ideal para ti, y recuerda: Si tienes dudas, no hay nada mejor que acudir a un profesional de la salud.

¿Te gustó nuestro #TestFiore? Tenemos más para ti en nuestra sección de Test Fiore donde podrás saber más de tu personalidad. También te invitamos a que nos sigas en Facebook o en Instagram ¡te encantarán!