Tiempo de Lectura: 3 minutos

Los superalimentos o superfoods son ingredientes naturales que te dan una gran cantidad de nutrientes al consumirlos. Seguro has escuchado hablar de ellos pues, los superalimentos están en todas las dietas y revistas de salud actuales pero, ¿sabes cómo identificarlos?

Te damos una lista de los top 10 superalimentos que deberás incluir en tu dieta diaria.

1. Espirulina

La espirulina es un alga que se ha consumido de forma tradicional en varios lugares del mundo. En la actualidad la espirulina se consume sobre todo en forma de cápsula o en polvo.

La Organización Mundial de la Salud ha promovido su uso como alimento suplementario en poblaciones con déficits nutricionales a causa de su elevado contenido en vitaminas B, proteínas, hidratos de carbono, ácidos grasos, hierro, manganeso y otros minerales.

2. Maca

La maca se obtiene a partir de una raíz vegetal, aporta distintos tipos de nutrientes (principalmente proteínas, hidratos de carbono, minerales y vitaminas). La maca potencia el funcionamiento del sistema inmune, que ayuda a combatir la depresión y que podría prevenir el cáncer. Puedes consumirla como té.

3. Semillas de chía

Las semillas de chía se obtienen de una planta de la familia de la menta, la salvia hispánica.

Entre los nutrientes en que son ricas las semillas de chía cabe destacar la fibra dietética, distintos tipos de vitaminas, el calcio, el hierro y los ácidos grasos Omega-3, uno de los tipos de grasa más saludable y que también se encuentra en el pescado azul, en los frutos secos y en muchos otros alimentos.

La chía es perfecta para mezclarla con el agua de frutas, yogurt o fruta.

4. Kale (col rizada)

La col rizada ha empezado a ser llamada “kale” en castellano. Esta verdura de hoja verde es muy rica en hierro, así como en fibra dietética, calcio, hierro, potasio y vitaminas A, C y K.

Tiene funciones antioxidantes y se cree que reduce el ritmo al que se deterioran las neuronas, que es buena para los huesos e incluso que previene el cáncer.

El kale es un ingrediente que puedes incluir en tus ensaladas.

5. Cúrcuma

La cúrcuma es una especie que proviene del sur de Asia.

De la cúrcuma (y de forma más específica de la curcumina, su principal componente activo) se suele decir que ayuda a perder peso, que favorece el tránsito intestinal, que mejora el aspecto de la piel, que es beneficiosa para la salud cardiovascular, que potencia el funcionamiento del sistema inmune e incluso que previene el cáncer y las demencias.

Agrégalo a ensaladas, yogurt, cereales y licuados.

6. Semillas de lino (linaza)

Las semillas de lino son ricas en fibra dietética y en ácidos grasos poliinsaturados (en concreto los ácidos omega-3, omega-6 y omega-9), más saludables que los saturados.

Es un alimento muy popular entre las personas veganas y vegetarianas a causa de su gran aporte de grasas, que pueden ser un poco difíciles de obtener en este tipo de dietas.

La linaza la puedes usar en aceite para cocina o como té.

7. Garcinia cambogia

El antiguo nombre científico del tamarindo malabar, un arbusto frutal originario del sureste de Asia, es “Garcinia cambogia”; curiosamente se ha vuelto célebre con esta nomenclatura.

Este superalimento, que se consume en forma de cápsula, es considerado un suplemento nutricional útil para personas que quieren perder peso ya que tiene efectos saciantes debidos a que bloquea la metabolización de grasas.

Por lo general, lo encontrarás en gotas o polvo y puedes combinarlo con tu agua de uso.

8. Bayas de Goji

Su principal virtud es su alta concentración de antioxidantes, muy superior a la de otros alimentos similares. Puedes integrarlas en tus ensaladas o cereal.

9. Hongos reishi (Ganoderma lucidum)

El hongo reishi o ganoderma lucidum es un hongo que ha sido empleado en la medicina tradicional asiática desde tiempos antiguos; “reishi” es su nombre japonés.

Si bien se ha dicho que ayuda a proteger al organismo del cáncer y de otras alteraciones. Este superalimento lo encontrarás como complemento alimenticio en tiendas naturistas.

10. Aceite de oliva

La mayor parte de personas expertas en salud y nutrición consideran que el aceite de oliva es el tipo de aceite más saludable que existe.

Sus beneficios son más notables cuando hablamos del aceite de oliva virgen extra, la variante más pura y nutritiva, mientras que los aceites de oliva refinados tienen unas propiedades dietéticas mucho más mediocres.

Además de ser muy rico en nutrientes (como los ácidos grasos omega-3 y 6), los estudios científicos indican que el aceite de oliva disminuye el riesgo de sufrir muchas enfermedades distintas, incluyendo la aterosclerosis, la diabetes mellitus y varios tipos de cáncer.