Tiempo de Lectura: 3 minutos

Hoy en día existen métodos anticonceptivos para todo tipo de necesidad. Lo más importante es que los conozcas y encuentres el adecuado para ti.

Por: Dr. Gustavo Nazik Cadena Alfaro, Ginecólogo y Obstetra.

Actualmente estamos viviendo el mejor momento en la historia de la humanidad para ser mujer. Conocemos de nuestros derechos y los exigimos. Sabemos qué queremos, dirigimos hacia allá nuestros esfuerzos, somos dueñas de nuestro cuerpo y tenemos la posibilidad de ejercer y disfrutar de nuestra sexualidad de forma libre y responsablemente.

Es sustancial conocer los principales métodos anticonceptivos, y junto con nuestro médico ginecólogo, debemos elegir el que mejor se adapte a nuestra situación personal.

Podemos catalogar los métodos anticonceptivos en hormonales (de larga duración o corta duración), de barrera y definitivos.

Métodos hormonales

Las pastillas, inyecciones, parches o el anillo anticonceptivo, son métodos de corta duración. Se definen así ya que puedes usarlos por un período determinado y suspenderlos de acuerdo a tus necesidades.

Por otro lado, los implantes y dispositivos intrauterinos hormonales que son de larga duración. Estos métodos impiden que el ovario libere un óvulo por la acción de la progesterona o de la combinación de estrógeno y progesterona.

Algunos de ellos también hacen que el moco cervical se vuelva más espeso lo que disminuye las posibilidades de que los espermatozoides avancen.

Estos métodos ofrecen una eficacia de más del noventa por ciento por lo que son muy seguros; sin embargo, no protegen contra enfermedades de trasmisión sexual.

Métodos de barrera

El condón (masulino o femenino), el diafragma o el capuchón cervical funcionan impidiendo que los espermatozoides lleguen al óvulo para fecundarlo. El condón, utilizado correctamente, además protege contra enfermedades de trasmisión sexual como el VIH o el virus de Papiloma Humano.

Métodos definitivos

Son permanentes y están pensados en personas que ya tienen hijos y no desean tener más o que están seguros de que no quieren ser padres.

La salpingoclasia para las mujeres consiste en la oclusión, con diferentes técnicas, de las trompas de Falopio. Esto impedirá que un óvulo viaje hacia el útero para ser fertilizado.

Por su parte la vasectomía para los hombres consiste en el corte de los conductos que llevan a los espermatozoides a unirse con el semen. De este modo, aunque el hombre sigue eyaculando no podrá embarazar a una mujer. Es importante recalcar que su deseo y capacidad sexual se mantendrán como antes.

Métodos naturales

El método del ritmo es una compleja técnica que consiste en que la mujer después de conocer perfectamente su ciclo menstrual y saber sus días fértiles, evita tener relaciones sexuales en estas fechas. Además, de complicada, esta técnica es muy imprecisa y poco segura por lo que no es recomendable para un control de la natalidad estricto.

La lactancia

En tiempo de nuestras bisabuelas la lactancia se utilizaba como un método anticonceptivo sin ser eficaz. Durante los 6 meses después de nacido el bebé y si se le alimenta exclusivamente de leche materna, se reducen las posibilidades de que sus ovarios liberen un óvulo, sólo si no se ha reanudado su menstruación.

La pastilla del día siguiente

Es muy importante que sepas que la pastilla del día siguiente no es un método anticonceptivo habitual. Es una forma de evitar el embarazo una vez que tuvo lugar la relación sexual sin protección. Cualquiera puede dejarse llevar por la pasión y olvidarse de las consecuencias o el condón se puede romper, e incluso se puede ser víctima de una violación y para estos casos la pastilla del día siguiente es ideal, y utilizada de forma temprana y adecuadamente puede ser muy eficaz para prevenir un embarazo no deseado.

El médico ginecólogo junto con la paciente pueden elegir un método anticonceptivo para el periodo de lactancia, ya que son muy eficaces y seguros tanto para el bebé como para la madre.