Tiempo de Lectura: 2 minutos

La masturbación es un hábito muy mitificado. Por lo general, tendemos a no hablar sobre ello ni con nuestras amigas. ¿Por qué si los hombres platican tanto del tema, nosotras no? ¿Por qué nos da pena?

Desmitificamos esta práctica sexual sana, sobre la que todas deberíamos hablar. Cuando hablamos de masturbación, muchos hombres reconocen hacerlo y lo ven de forma natural y hasta como broma. En cambio, cuando entramos en el terreno femenino, ya no es tan fácil hablar del tema.

Te podemos asegurar que tú o tu amiga todavía se sonrojan cuando escuchan algo al respecto. Y ese es el problema, algo que es tan común y la verdad muy aceptado para los hombres, pareciera ser una marca negativa para las mujeres.

Es normal explorarnos y no sólo eso, es de gran ayuda para tener una mejor vida sexual. Es hora de romper el tabú y hablar abiertamente.

Las verdades

La masturbación en las mujeres es importante y SANA. No es algo malo o que debes ocultar pues trae muchos beneficios, entre ellos:

  1. Ayuda a tener sensibilidad correctamente.
  2. Aprendes a tener orgasmos y a saber lo que te gusta y lo que no.
  3. Disminuye las disfunciones sexuales.
  4. Al conocerte, mejora tu vida sexual en pareja.

La autoestimulación sexual se hace con la mano, con objetos e incluso en alguna situación externa. Muchísimos hombres ven pornografía (sí, aunque lo nieguen) y es así como hacen su rutina de masturbación, que es mucho más corta que la de las mujeres.

Y si a ti te gusta, también lo puedes hacer. Cualquier imagen o pensamiento que te excite es válido.

Una gran ventaja es que te libera del estrés. Si llegas al orgasmo descargas la tensión acumulada, los músculos se relajan y el cuerpo lo agradece.

Por último, te ayuda a estar de buen humor. El orgasmo hace que tu cuerpo libere endorfinas y dopamina, esas famosas sustancias que se relacionan con nuestro estado de ánimo.

Los mitos

¿Quién no ha escuchado alguna vez los clásicos: “la gente se queda ciega” o “si lo haces te vuelves loc@”?

Esas son leyendas del pasado, pero aún siguen circulando. Ahora nos encontramos con nuevos mitos que se difunden para disuadir a la gente de masturbarse, en el fondo aún nadie sabe la existencia de estas leyendas.

Exploremos los mitos

  1. Pueden tener problemas de fertilidad si lo hacen con frecuencia. ¡Falso! Son temas que no tienen ninguna relación.
  2. Después no pueden tener relaciones sexuales placenteras con su pareja. ¡Para nada! Es justo lo contrario. Al masturbarte te conoces mejor, tus ritmos, cómo te gusta que te toquen, cuáles son tus puntos sensibles. Así es mucho más fácil guiar a a tu chico para que su experiencia sexual sea aún mejor.
  3. Las mujeres no se masturban, es algo sólo masculino. ¡No! Aunque no lo reconozcan, 5 de cada 10 mujeres lo realizan, según el IMESEX. Y las que lo hacen suelen, tienen una vida sexual en pareja más sana y les cuesta menos llegar al orgasmo.
  4. Se hace en la adolescencia, en la adultez se deja. ¡Falso! La gente lo sigue haciendo toda su vida, tal vez baja la frecuencia, pero es una actividad que se mantiene. Es que claro, ¡a quién no le gusta sentir placer!

Así que ya sabes, si practicas la masturbación, lo que menos debes hacer es sentirte mal contigo misma. Adelante y que sea parte de tu despertar sexual.