¿Te ha pasado que no te ha bajado la regla cuando la esperabas?

Puedes llegar a pensar que estás embarazada o que tienes algún problema mayor. Sin embargo, y antes de llegar a cualquier conclusión, debes saber algunas razones por las que tu regla puede retrasarse y que no tengan nada que ver con un embarazo.

Estrés

Las hormonas del estrés, como el cortisol, pueden alterar la producción de las hormonas responsables de la menstruación. La preocupación porque no te baje la regla provoca un aumento del estrés. Este fenómeno tiene las consecuencias totalmente contrarias a las deseadas.

Ovario poliquístico

El ovario poliquístico también es una de las razones por las que no te baje la regla. Si observas frecuentes alteraciones en tu menstruación y además, otros signos como:

  • vello masculino
  • acné
  • caída del cabello
  • sobrepeso

… puede que tengas un ovario poliquístico. Aunque es una condición muy común en las mujeres, será importante mantener un monitoreo constante con el médico.

Tu peso es demasiado bajo

Si has bajado de peso considerablemente es muy probable que afecte tu menstruación. El cuerpo piensa que si no hay alimento suficiente, no es capaz de nutrir una nueva vida. Es común que mujeres con anorexia nerviosa les suceda, se le llama amenorrea.

Recuerda que alimentarte bien es muy importante para mantener tu salud y para producir las hormonas necesarias para todas las funciones de tu cuerpo.

Menopausia

Si eres una mujer de mediana edad, puede que te estés acercando a la menopausia. No hay una edad determinada en la que sucede pero, cumplida la madurez sexual, el cuerpo deja de producir estrógenos hasta que la regla se retira por completo. Si tienes más de 45 años, es probable que estés entrada en esta nueva etapa.

Uso incorrecto de los anticonceptivos

Si no respetas los días de descanso o te saltas alguna toma en el caso de la píldora, puedes provocar una alteración hormonal. Esto puede que sea un motivo para que no te baje la regla. Si tienes alguno de éstos síntomas, primero que debes hacer acudir a tu médico y hacerte una revisión.

Así que ya sabes, aprende a conocer tu cuerpo y no dejes de tener tus revisiones anuales con el ginecólogo.