La vida sexual después de tener hijos no tiene por qué ser aburrida. Descubre junto con nuestro médico Fiore qué podemos hacer para reavivar la llama de la pasión en casa.

Por: Dr. Gustavo Nazik Cadena Alfaro, Ginecólogo y Obstetra.

Una pareja recién casada o que no tiene hijos en los primeros años de su matrimonio tiende a procurar una vida sexual muy sana. Al contar con la casa “para ellos solos” pueden dar rienda suelta a conocerse y experimentar sin ninguna preocupación.

Cuando una pareja está planeando tener un hijo, o incluso cuando ya lo están esperando, existen muchos cambios en esta dinámica.

Estos cambios van en múltiples direcciones. Ahora, su prioridad es engendrara un bebé y esto provoca que se vuelvan un poco más precavidos en su vida sexual.

Una vez que se logra el embarazo, los cambios no sólo se ven en el sexo sino en la vida en general. La falta de sueño, los gastos y todo lo que implica cuidar de un recién nacido llevan mano. En este sentido, es recomendable aceptar los cambios con apertura y entender que es una etapa que pasará.

Retomando la vida sexual

Para retomar las relaciones sexuales con nuestra pareja, primero es necesario esperar el tiempo que el obstetra haya recomendado. Este tiempo puede variar según su criterio y las particularidades del parto o la cesárea. Además, se debe tomar en cuenta el estado de recuperación de la madre.

¡No todo está perdido! En la “cuarentena” es posible tener juegos eróticos y prácticas sexuales que no impliquen el coito y que pueden ser muy satisfactorias.

Una vez dada la luz verde por parte del obstetra, la madre debe priorizar cómo se siente respecto al sexo.

Después de tener un bebé hay cambios hormonales que pueden causar variaciones en su impulso sexual, por lo que puede ser necesario extender los juegos previos o pasar directo a la acción, según sea el caso.

Sugerencias para revivir la pasión después del parto

  1. Demuestra a tu pareja tu afecto y atracción durante el día. Ambos deben recordar que no todo el amor o el cariño conduce al sexo. Díganse que se aman y recuperen la etapa de la conquista.
  2. Procuren descansar. Hay que procurar que el bebé entre dentro de nuestros ciclos de descanso. A esto hay que añadir la priorización de actividades. Es más importante la relación con tu pareja en esta etapa que barrer el patio o lavar las ventanas. No te exijas demasiado.
  3. Controlen los celos. Existen casos donde papá siente un poquito de celos de la atención y el cuidado que estás dando a tu bebé. Incluso, puede desarrollar una sensación de abandono. Esfuérzate por consentirlo y hazle saber que él es siempre importante para ti.
  4. Busquen el tiempo para estar solos. Una tarde a la semana encarguen al bebé con alguien de su confianza. Salgan al cine o a dar un paseo. Tengan un espacio sólo para ustedes. Pueden aprovechar para hablar sobre los sentimientos que han surgido a raíz del nacimiento del bebé. Encuentren un punto de coincidencia y unión.
  5. Si es necesario, programen sus encuentros sexuales. Aunque esto parezca poco romántico, la expectativa de lo que va a suceder en la noche puede ser un afrodisíaco muy poderoso.

¿Qué esperar?

Es posible que en las primeras relaciones después del parto, la mujer tenga miedo a lastimarse o de sentir dolor y, en algunos casos, puede que sienta algunas molestias físicas o resequedad vaginal. Esto es normal y pasará en poco tiempo. Si las molestias continúan o se producen sangrados, es necesario consultar al médico.

Si aceptan los cambios como parte de la vida y se ajustan a ellos, lo más probable es que en poco tiempo estarán disfrutando de su vida sexual con el mismo entusiasmo que al iniciar la relación. No olvides que además de ser padres, son hombre y mujer y tienen necesidades y deseos. Que están en un momento crítico de la relación que puede causar conflictos y diferencias, pero que será fuente de unión y coincidencias también.

¡Mucha suerte!