La candidiasis es una infección por hongos que, cuando sucede en la vagina y la vulva, causa irritación, flujo y comezón en el área. Esta infección es bastante común y afecta a 3 de cada 4 mujeres en algún momento de la vida.

Por: Dr. Gustavo Nazik Cadena Alfaro, Ginecólogo y Obstetra.

Seguramente has escuchado de las infecciones vaginales. Existen muchos tipos de infecciones siendo la candidiasis la más común. La candidiasis no es una enfermedad de transmisión sexual, sin embargo, se presenta con cierta frecuencia las primeras veces que se tiene actividad sexual regular.

¿Por qué se da?

La vagina naturalmente alberga una mezcla equilibrada de hongos como el llamado Candida albicans y bacterias como los lactobacilos. Estas bacterias producen ácido láctico, que crean en la vagina un ambiente ácido, necesario para evitar que proliferen otras bacterias que son dañinas o que hongos crezcan de modo excesivo. Candida albicans en exceso es lo que más comúnmente provoca candidiasis.

Síntomas

Los síntomas de la candidiasis vaginal pueden ser de leves a moderados e incluir algunos de los siguientes:

  • Comezón e irritación de la vagina y la vulva.
  • Sensación de ardor, especialmente durante las relaciones sexuales o al orinar.
  • Enrojecimiento o inflamación de la vulva.
  • Dolores y molestias vaginales.
  • Sarpullido vaginal.
  • Secreción vaginal espesa, blanca y sin olor, con aspecto similar al queso cottage o acuosa.

Existen en el mercado medicamentos de libre venta que pueden tratar de forma muy eficaz y rápida infecciones por hongos como la candidiasis, pero siempre es más recomendable consultar al médico.

Factores de riesgo

Los factores que aumentan el riesgo de padecer candidiasis son los siguientes:

Uso de antibióticos. Los antibióticos de amplio espectro recetados con frecuencia para tratar infecciones de las vías respiratorias u de otro tipo, eliminan las bacterias benéficas que hay en el área vaginal y que controlan el crecimiento de los hongos. Al desaparecer estas bacterias, hongos como Candida albicans crecen en forma descontrolada, produciendo candidiasis.

Aumento de los niveles de estrógeno. La Candidiasis se presenta con mayor frecuencia en mujeres con niveles altos de la hormona estrógeno, es decir cuando están embarazadas, toman pastillas anticonceptivas con altas dosis de estrógeno o siguen un tratamiento hormonal con estrógeno.

Diabetes no controlada. Las mujeres con un nivel alto de azúcar en sangre están en mayor riesgo de contraer candidiasis.

Sistema inmunitario deprimido. Las mujeres con un sistema inmunitario disminuido (debido a un tratamiento con corticoesteroides o a una infección por el VIH) son más propensas a contraer candidiasis.

Medidas de prevención

Algunas medidas que puedes tomar para reducir el riesgo de padecer esta molesta infección son:

  • Usar ropa interior de algodón y que no te quede muy ajustada.
  • Mantén fuerte tu sistema inmunológico con alimentación saludable y ejercicio.
  • Evita utilizar pantimedias, fajas o mallas muy ajustadas.
  • Olvídate de las duchas vaginales, que eliminan algunas de las bacterias que te protegen de las infecciones.
  • No utilices desodorantes o productos perfumados en el área íntima.
  • Evita meterte al jacuzzi o a la tina muy calientes.
  • No uses antibióticos a menos que sea estrictamente necesario.
  • Después de nadar o hacer ejercicio, cambia inmediatamente tu ropa interior o traje de baño por ropa limpia y seca.
  • Después de ir al baño, límpiate de adelante hacia atrás, siempre.
  • Usa pantiprotectores diarios y cámbialos de 3 a 4 veces al día. Fiore cuenta con Pantiprotectores Diarios que son muy cómodos y suaves.

En algunas ocasiones la candidiasis puede ser más severa y complicada. En esos casos es necesario que un médico la evalúe y recete un tratamiento más largo y un plan de mantenimiento. Los síntomas de candidiasis que requieren una consulta con el especialista son:

  • Presentar cuatro o más episodios al año.
  • Síntomas graves, como enrojecimiento extenso, hinchazón y comezón que pueden provocar desgarros, grietas o llagas.
  • Infección causada por un hongo diferente a Candida albicanses.
  • Los síntomas no desaparecen con un tratamiento de venta libre.

Ante la duda consulta a tu médico.