La tarjeta de crédito es una gran herramienta para la vida adulta, pero es MUY importante saber usarlas.

¿Qué exactamente?

La tarjeta de crédito es un medio de pago que te permite hacer compras que puedes pagar posteriormente. Son llamadas “de crédito” porque al usarla, el banco o almacén te está concediendo un préstamo que debes pagar.

Elementos esenciales

  • Cuota o Pago mínimo: Es el que el banco calcula cada mes con relación a tu deuda Este cálculo determina el monto mínimo que debes cancelar de tú crédito.
  • Intereses: Es el costo que debes pagar por tu tarjeta de crédito. Lo encuentras como un valor adicional que se calcula cada mes sobre el saldo de tu tarjeta.
  • Beneficios Adicionales: Dependiendo de tu entidad financiera, algunas tarjetas de crédito tienen beneficios adicionales como seguros para viajes o cobertura nacional, entre otros.
  • Cupo: Es el tope máximo de dinero que puedes gastar con tu tarjeta de crédito.
  • Corte: Es la fecha en que se hace un balance de tus gastos y pagos. El corte es cada 30 días y es cuando se genera tu estado de cuenta.
  • Saldo: Es el dinero que debes al banco después de efectuar tus pagos mensuales de intereses, cuota mínima o abono a capital. Por ejemplo, si tu deuda de la tarjeta de de $2,000 pesos, tu pago mínimo de $300 pesos y tus intereses de $100 pesos, tu saldo será de $2,100 pesos, resultantes de restar $2,000 – $300. Los intereses no se restan, porque corresponden al costo que estas pagando por tu crédito.

Pros y contras

Debemos estar conscientes de los pros y contras de tener una o varias tarjetas.

Ventajas Desventajas
Conveniencia. Las tarjetas de crédito pueden ahorrarte tiempo y problemas.

No hay que buscar una máquina ATM o llevar dinero en efectivo.

Uso excesivo. El crédito rotativo facilita que la persona gaste más de lo que sus medios le permiten.
Mantener un registro. Los estados de cuenta de las tarjetas de crédito le pueden ayudar a dar seguimiento a sus gastos. . Papeleo. Será necesario que guardes los recibos y los verifiques contra tu estado de cuenta mensual.

Esta es una buena forma de asegurarse que no te hayan cobrado de más.

Préstamos a bajo costo. Usted puede usar el crédito rotativo hoy. Altos costos de los cargos. Tus compras serán más caras si arrastra un balance o dejas de hacer un pago.
Dinero en efectivo al instante. Adelantos de dinero en efectivo son rápidos y convenientes.

Te ponen dinero en tus manos cuando los necesitas.

Cargos inesperados. Al hacer uso de tu tarjeta, pagarás entre un 2% y 4% sólo por obtener dinero en efectivo.

Además, algunas tarjetas tienen un costo anual.

Beneficios.Desde programas de viajero frecuente hasta descuentos en la compra de automóviles.

Muchas compañías de tarjetas de crédito ofrecen programas de incentivos con base en la cantidad de compras que haces.

No hay nada gratis. Las altas tasas de interés y los cargos anuales asociados a las tarjetas de crédito, con frecuencia superan los beneficios que se reciben.

Los ahorros que ofrecen las tarjetas de crédito se pueden obtener en otros lugares.

Calificación de crédito positiva. El uso controlado de una tarjeta de crédito te puede ayudar a establecer crédito por primera vez o a reconstruirlo si has tenido problemas en el pasado; siempre y cuando te mantengas dentro de tus posibilidades y pagues tus cuentas a tiempo. Endeudamiento. Los consumidores están usando el crédito más que nunca antes.

Si haces cargos a su tarjeta libremente, muy pronto notarás que la situación está por encima de tus posibilidades, al ver que su balance aumenta y también tu pago mínimo mensual.

Protección de compras. La mayoría de las compañías de tarjetas de crédito manejarán sus disputas.

Si un comerciante no quiere aceptar que le devuelvas un producto defectuoso, verifique con tu compañía de tarjeta de crédito.

Tarea. Depende de ti asegurarte de que recibes crédito por cargos incorrectos o fraudulentos.
Movimiento de balances. Muchas compañías de tarjetas de crédito ofrecen unas tasas introductorias de interés bajas.

Estas ofertas permiten mover tu balance a tarjetas que cobren un interés más bajo.

Tasas señuelo. Las tasas bajas introductorias pueden ser una opción atractiva, pero sólo duran un tiempo limitado.

Cuando la tasa señuelo vence, la tasa de interés que le cargan a tu balance puede aumentar dramáticamente.

¿Cómo manejar correctamente mi tarjeta de crédito?

Te damos algunas reglas de oro que deberás seguir para tener un uso correcto de tu tarjeta de crédito:

  • Planifica tus gastos: Cada mes tienes gastos fijos como la renta, el agua, la luz, el transporte. Calcula sobre tu sueldo el dinero que recibes al mes y aparta los gastos fijos que tienes, incluyendo el pago de tu tarjeta. No excedas tus compras del saldo que le has asignado para no pagar intereses. Busca tener un sobrante para eventualidades.
  • Divide tus gastos en mensualidades o semanas. Si has calculado que en el mes puedes firmar hasta $5,000.00 por ejemplo. Divide esta cantidad en las semanas del mes y trata de no excederla nunca. Así tendrás la liquidez para pagar tu tarjeta.
  • No gastes más de lo que puedes pagar. Si se presenta la oportunidad de hacer una compra mayor a meses sin intereses, como una computadora, calcula dentro de tus gastos de la tarjeta la mensualidad y quítala del saldo de lo que puedes gastar en tu tarjeta para que no te pases de lo que realmente puedes gastar.
  • Compensa con pagos los excesos de compras. Si por algo excediste tus gastos de un mes o una semana, fíjate el objetivo de no gastar con la tarjeta de crédito. Apriétate el cinturón para que después tu deuda no te supere.
  • Revisa con cuidado tu estado de cuenta. Cuando llegue tu estado de cuenta, revísalo cuidadosamente. Debes reconocer todos los cargos que en él aparecen. De nos ser así, comunícate inmediatamente con tu banco para levantar una aclaración.
  • No tengas más tarjetas de las que puedas pagar. Si tu capacidad de pago es poca, ten sólo una tarjeta. Si tienes varias, tendrás que pagar varias anualidades o intereses si las usas todas.
  • Haz un ahorro. Siempre trata de tener un pequeño sobrante de tus ingresos. Guárdalo en casa o en un lugar seguro hasta que sea lo suficientemente grande para meterlo a una cuenta de inversión. De esta forma, si se presenta una eventualidad, tendrás forma de pagarlo con tu ahorro y no endeudarte con tu tarjeta.