¿Qué son las esencias?

Los aceites esenciales y sus innumerables propiedades penetran en nuestro cuerpo y se extienden por todo el organismo, llevando el bienestar y sus propiedades a todos los rincones.

Las esencias son sustancias que se encuentran en diferentes tejidos vegetales y contienen numerosos compuestos químicos naturales, procedentes de la planta de la que se extraen, que podemos utilizar como remedio casero en numerosas situaciones.

¿Qué es la aromaterapia?

La aromaterapia es una palabra cada vez más común en el vocabulario de muchas personas ya que, recientemente, el uso de esencias con fines terapéuticos ha tomado un gran auge en todo el mundo. No obstante, el uso medicinal de esencias aromáticas extraídas de flores y plantas es una práctica milenaria.

Les dejamos algunos beneficios de cada esencia:

Lavanda: originaria del mediterráneo, es relajante, elimina tensiones y dolores de cabeza, mejora la depresión y el insomnio. Aplicada sobre la piel trata el acné, las alergias y las quemaduras. También puede utilizarse como repelente de insecto.

Jazmín: el aceite esencial de jazmín (originario de la India) es antiinflamatorio, antiséptico, analgésico y expectorante. También es un poderoso natural antidepresivo y puede producir sentimientos como optimismo y euforia. Añadido al baño puede aliviar problemas menstruales y espasmos musculares.

Canela: traída de Ceilán, se utiliza para disminuir la fatiga y el estrés. Aunque su mayor fama la ha obtenido por sus propiedades estimulantes del apetito sexual, su esencia actúa también mejorando los síntomas del reumatismo y de algunas infecciones.

Rosa: se trata probablemente de la flor preferida por la humanidad. En forma de masajes, los aceites esenciales mejoran la circulación y la digestión. Además, alivian los problemas menopáusicos, el estreñimiento, náuseas y úlceras gástricas, así como trastornos hepáticos. Añadida al agua del baño esta esencia mejora el estrés y los problemas emocionales como la depresión, el insomnio o la tensión.

Sándalo: muy cotizado por su madera y aceite, en aromaterapia se utiliza para tratar el acné, catarro, cistitis, problemas menstruales, depresión, como sedante, y para algunas infecciones bacterianas.

Menta: nativa de Europa, en forma de vaporizaciones se emplea para la bronquitis, catarros, sinusitis, asma y tos. También alivia la fatiga mental, el estrés nervioso y las palpitaciones. Cuando la esencia se aplica con un masaje se utiliza en las diarreas, indigestiones, neuralgias y flatulencia.

Romero: la esencia de este robusto arbusto es útil en la bronquitis, asma, y catarros. Alivia también la irregularidad menstrual, la fatiga mental, y activa el sistema linfático. También tiene propiedades analgésicas.

Limón: añadido al baño es refrescante y estimulante. Aplicado mediante un masaje, elimina la cefalea y migraña, mejora la depresión y alivia el dolor menstrual y urinario. Es astringente y antiséptico.

Árbol del té: añadido al baño es refrescante y estimulante. Aplicado mediante un masaje, elimina la cefalea y migraña, mejora la depresión y alivia el dolor menstrual y urinario. Es astringente y antiséptico.