Cuando pensamos en ahorrar para nuestro futuro, tendemos a pensar que falta mucho tiempo. La realidad es que asegurarnos una buena vida para ese momento es un deber que debemos cuidar desde ya.

La mayoría de las personas piensa que ahorrar para el futuro es un asunto que resolveremos con nuestra pensión. ¡No te confíes! Si analizas detenidamente, verás que no será suficiente.

La educación financiera es básica para todas. Así que desde el momento en que te vuelves económicamente independiente tienes que fijarte metas para tener un futuro tranquilo y sin tantas complicaciones.

Razones para ahorrar para el futuro

Existen diferentes razones de ahorro para el futuro. Las siguientes son las más comunes:

  • Adquisición de una vivienda
  • Fondos para emergencias
  • Fondo de jubilación

Podemos asegurar nuestro futuro financiero mediante los siguientes pasos básicos

Fondos de emergencia

Al comenzar nuestra vida laboral, lo primero que tenemos que pensar es en tener un fondo de emergencia. Éste te servirá como un colchón mientras aprendes a organizarte bien. El punto de tener un fondo de emergencia es poder recurrir a él sólo cuando es necesario. Te recomendamos siempre tener un porcentaje de tu sueldo guardado y que puedas disponer de él de forma inmediata.

Presupuesto

El segundo paso es realizar un presupuesto adecuado de acuerdo a lo que ganamos y lo que gastamos. Debemos elaborar una hoja o un cuadro en la computadora donde distribuyamos nuestros ingresos y nuestros gastos fijos. Para que esto funcione, lo que ganamos debe ser mayor a lo que gastamos.

El sobrante puedes distribuirlo en ahorro y dinero para gastar en lo que se te antoje. Recuerda que para un mejor control, debes asignar presupuestos a la semana y no pasarte de ellos.

Registro de gastos

Durante el mes será necesario llevar un registro diario o semanal de nuestros gastos; así podremos ver en qué se va nuestro dinero. Será muy fácil para ti detectar si te estás excediendo o qué debes ajustar para no salirte de tu presupuesto.

Un buen tip es a final de cada mes revisar la lista y comprobar en dónde se puede comenzar a ahorrar y destinar ese dinero a la cuenta de inversión. De la misma forma, podrás planear los gastos que se vienen para el siguiente mes.

Ahora sí, ¡a ahorrar!

El ahorro nos permitirá alcanzar los objetivos que tenemos y las metas que deseamos cumplir al momento de jubilarnos. Comienza por:

  • Fijar metas. Las metas a largo plazo son aquellas que se desean lograr en cinco o diez años.La meta se convierte en algo tangible, esto ayuda a mantener la disciplina del ahorro. Ordena tus metas de acuerdo a cómo crees poderlas alcanzar: comprarte tu coche, dar el enganche para tu casa, etc. Decide qué es más fácil y qué te costará más trabajo.
  • Iniciar el ahorro necesario. Es necesario considerar que el primer paso será acumular un fondo suficiente para cubrir gastos de subsistencia durante varios meses en caso de emergencia.
  • Hacer que el tiempo opere en nuestro favor. Iniciar un ahorro preventivo es fundamental cuando somos jóvenes. No es lo mismo ahorrar durante veinte o treinta años, que iniciar cuando sólo nos faltan algunos años para ese momento.Es claro que, mientras más tarde iniciemos, debemos asignar un porcentaje mayor de nuestro ingreso.
  • Invertir a largo plazo. Es recomendable utilizar estrategias de inversión a largo plazo; esto quiere decir que deberemos buscar las opciones que los bancos nos dan para hacer crecer nuestro dinero.
  • Depósito directo para ahorro. En muchas ocasiones se dificulta mantener la disciplina del ahorro. Para ayudarnos a lograrlo, podemos apoyarnos en un servicio que realizan los bancos. Existen algunos planes donde se retira directamente del depósito de nuestra nómina la cantidad que deseamos ahorrar; así esa cantidad se ingresa directamente a nuestra cuenta de inversión.
  • Buscar asesoría. No temas preguntar. Un profesional en temas financieros puede ayudar a elegir inversiones y poner en marcha nuestro plan financiero. Es conveniente tener siempre presente que debemos ahorrar para nuestro retiro.

Debemos estar informados sobre los mecanismos de las Administradoras de Fondos para el Retiro Afores (Afores), sin importar si aun no poseemos una. Es recomendable conocer qué Afore da los mejores rendimientos y cobra las comisiones más bajas.

Es deber de todos los jóvenes asegurar su futuro económico, pues el retiro significa una de las metas más importantes de la vida.

Jubilarse debe representar estabilidad financiera, emocional y esparcimiento. Así que ¡comienza a planear desde ahora!