La ovulación marca la etapa fértil de la mujer dentro de su ciclo menstrual. Averigua todo sobre la fertilidad femenina en este blog Fiore.

Por: Dr. Gustavo Nazik Cadena Alfaro, Ginecólogo y Obstetra.

El ciclo menstrual tiene una duración aproximada de 28 días. La forma correcta de contar la duración del mismo es considerar el día 1 como el desde el primer día de la menstruación. De la misma forma, el día previo a tu siguiente periodo será el último día de tu ciclo.

Con el registro de tres meses de comportamiento menstrual, podrás tener una idea de la duración del mismo. Recuerda que, aunque el promedio sean 28 días puede durar un poco menos y hasta 35 días. Estos ciclos son una serie de procesos que van en secuencia y son indispensables para la fertilidad y la salud reproductiva.

A grandes rasgos, el ciclo menstrual se divide en tres fases:

Fase folicular:

Comienza el primer día de la menstruación. Los niveles de progesterona y estrógeno son bajos, lo que produce el desprendimiento del revestimiento uterino llamado endometrio. El endometrio es lo que conforma el sangrado menstrual. Simultáneamente, el cerebro estimula la producción de hormona folículo estimulante (FSH), que favorece la maduración de un folículo que contiene un óvulo.

Fase ovulatoria:

Con el aumento de los niveles de estrógeno, el cuerpo produce hormona luteinizante. Ésta favorece la salida del óvulo más maduro del ovario. Esto sucede alrededor del día 14 del ciclo y esto marca el inicio de la fertilidad.

El óvulo viaja a través de la trompa de Falopio hacia el útero, donde puede ser fertilizado por un espermatozoide. Si el óvulo no es fertilizado se desintegrará.

El día previo y el de la ovulación son los más fértiles en el ciclo menstrual de una mujer, por lo que, si quiere embarazarse, es el momento ideal para tener relaciones sexuales.

Fase lútea:

El cerebro estimula la producción de progesterona que continuará preparando el endometrio por si se implantara un óvulo fecundado. En caso de no suceder, el folículo que desprendió el óvulo se contraerá lo que hará que desciendan los niveles de estrógeno y progesterona favoreciendo el desprendimiento del endometrio, finalmente dando lugar a la siguiente menstruación.

En el caso de que el óvulo fuera fecundado y una vez en el útero, tiene buenas posibilidades de implantarse en el endometrio y producir un embarazo. Esto detiene el descenso de estrógeno y progesterona para preservar el embarazo y se empieza a producir gonadotropina, que es la hormona del embarazo.

Ahora, ¿cómo calcular mis días fértiles?

Los días de mayor fertilidad de cada ciclo son los previos a la ovulación. Sin embargo, es posible que una mujer se embarace en cualquier momento de su ciclo menstrual, incluyendo los días de su regla.

Si no estás buscando un bebé, debes tener cuidado y utilizar un método anticonceptivo adecuado y seguro de acuerdo con tu actividad sexual.

Para conocer el día de la ovulación, una mujer puede poner atención a sutiles signos que le ofrece su cuerpo, como un ligero dolor focalizado en un lado del bajo vientre, sensibilidad en los pechos, un ligero aumento en la temperatura corporal y cambios en el flujo vaginal haciéndose más viscoso.

De forma práctica, calcula tu día de ovulación, contando tres días antes y tres días después para tener un cálculo más acertado de tus días fértiles.

No olvides visitar frecuentemente a tu ginecólogo de confianza.