Abundante o Súper Abundante

Sucede por lo general entre el segundo o tercer día de tu período y es cuando más flujo menstrual deshechas. En caso de ser muy abundante y que dure más de 7 días puede ser hipermenorrea, un trastorno o alteración hormonal (como aumento de estrógenos) por lo que te recomendamos acudir a tu ginecólogo.

 

Regular

El flujo regular es el que tienes a mediados de tu período menstrual y puede ser controlado con toallas anatómicas o con un cambio más frecuente de toallas ultradelgadas.

 

Moderado

El flujo menstrual moderado es aquel que por lo general tienes al principio o al final de tu período y te permite estar protegida con toallas ultradelgadas y de tamaño regular.

 

 

Escaso

Al presentarse en muy poca cantidad y durante 2 días o menos puede considerársele como hipomenorrea; esto suele ser común durante la pre menopausia. La hipomenorrea puede provocar descalcificación y osteoporosis; por lo que es importante la frecuente visita al ginecólogo.

 

Vaginal

Las glándulas dentro de la vagina y del cuello del útero (cérvix) secretan un líquido claro o lechoso que no tiene mal olor, éste sale diariamente y en poca cantidad de la vagina, deshaciéndose de células viejas para así poder mantenerla limpia y saludable. El color y la consistencia del flujo cambian dependiendo de la etapa del ciclo menstrual en la que nos encontremos. Es más espeso cuando se está ovulando (cuando un ovario libera un óvulo), lactando o en excitación sexual.

 

Nulo

La ausencia de menstruación es patológica si no se está embarazada o en la menopausia. A este padecimiento se le llama amenorrea y se considera una falla de la hipófisis sobre el funcionamiento de los ovarios y la cubierta del útero (endometrio). Los factores que pueden influir en dicha ausencia son la anorexia, la bulimia, el estrés, la obesidad, entre otras. Consulta siempre a tu médico ante cualquier irregularidad.
Patológicos

Cuando se presentan cambios en el color, el olor, la consistencia, la cantidad del flujo y son acompañados por ardor, comezón, inflamación o diferentes molestias, es probable que este flujo sea patológico, causado por alguna infección; por lo que debes acudir inmediatamente a una revisión con tu ginecólogo.