Tiempo de Lectura: 3 minutos

El trabajo remoto desde casa o home office se ha convertido de la noche a la mañana en una práctica común. Los eventos mundiales, nos han orillado a llevar a nuestros hogares nuestra rutina del trabajo y no necesariamente sabemos cómo ser productivas o cuál es la mejor forma de organizarnos.

Hacer home office es un reto, pues en casa podemos distraernos con muchas cosas; por ello, te damos 7 consejos prácticos para implementar en tu nueva rutina para una vida profesional exitosa:

1. Establece horarios

Al estar en casa, es tentador quedarse más tiempo en la cama, ocuparnos en quehaceres del hogar o ver una serie en el horario de oficina. Olvídate de eso. Es importante desde el inicio establecer los horarios de trabajo para enfocarte exclusivamente en tus pendientes de la oficina.

Para ello, es recomendable que te sigas levantando temprano, bañarte y arreglarte tal como si lo hicieras para ir a trabajar. Esto no sólo te ayudará a diferencia tu rol en casa y tu rol profesional, si no que te ayudará a concervar tu metabolismo y incentivar tu autoestima al verte bien.

Puedes aprovechar el tiempo que invertías en tu trayecto al trabajo, para sacar los pendientes de casa más importantes: Hacer tu cama, dejar trastes limpios y desayunar de forma correcta.

2. Crea un espacio adecuado para trabajar

Designa un lugar en casa donde realizarás tu labores. Procura tener un espacio adecuado para tu computadora, libretas, plumas y demás accesorios que necesites para llevar a cabo tu trabajo. Evita tener cerca videojuegos, televisión o cosas que te distraigan fácilmente.

Trabajar en la cama o en diferentes espacios no establecidos (como el comedor o el sofá) puede ser poco profesional y hasta incómodo. Puede que sea más difícil separar tu rol de trabajo de tus áreas de descanso. Además, levantarse constantemente a buscar algo puede afectar directamente en tu rendimiento.

3. Haz saber a tu familia y amigos que no estás disponible

Para tu familia o las personas que viven contigo puede ser difícil entender que, aunque estás en casa, no estás de vacaciones y no debes estara disponible resolver problemas, hacer compras o platicar. Es necesario dejar claro tus horarios, tal como si fueras a la oficina.

4. Sal de vez en cuando de casa con todas las precauciones necesarias

Si trabajas, comes, te entretienes y duermes en casa, puedes desesperarte o generar angustia. Organiza bien tu semana y asigna un día para realizar las compras necesarias del hogar. También puedes planear con precaución, caminatas por la cuadra para descansar espalda y mover tus articulaciones.

5. Si te sientes agobiada, cambia de ambiente

Si cuentas con poco espacio, cambia semanalmente tu ambiente. Acomoda tu escritorio con otra orientación, siéntate del otro lado de la mesa o reubica tu espacio laboral. También puedes asignarte 15 minutos de descanso cada 2 o 3 horas de trabajo continuo para recuperar tu concentración.

6. Ejercita tu concentración

Aprovecha para deshacerte de las distracciones de la oficina como el movimiento constante, las entradas y salidas, el ruido del teléfono. Cámbialo por música baja que disfrutes y te ayude a concentrarte. Procura que tu espacio tenga buena luz y esté bien ventilado.

7. Organiza tu casa y tu espacio de oficina

Si tu ambiente de trabajo es tu vivienda, necesitas tener la seriedad de oficina. Mantén la casa limpia, las cosas en su lugar y tu escritorio en orden. Perder el tiempo recogiendo o limpiando tu escritorio, va a generar falta de concentración.

8. Finaliza tu día laboral

Al estar en casa, puedes terminar extendiendo tu home office sólo porque ya tienes la computadora abierta. Cuando sientes que rindes más, terminas alargando el día de trabajo. No olvides que el trabajo nunca se acaba y es necesario también descansar y distraerte para rendir al siguiente día.

¿Te gustó nuestro #BlogFiore? No olvides que en nuestra sección de Lifestyle tenemos muchísima información valiosa para ti. También te invitamos a que nos sigas en Facebook o en Instagram ¡te encantarán!