El día a día cada vez es más estresante. Es posible que sintamos que no tenemos tiempo para un curso para aprender algo nuevo. El riesgo de ello es que podemos estancarnos en la rutina.

Otra de sus desventajas es que dejamos de interactuar con personas de otras disciplinas, lo cual puede incluso limitar nuestra oportunidad de aprender cosas nuevas.

Hay cosas muy valiosas, y en ocasiones muy entretenidas, que suceden fuera de los salones de clase o el trabajo. Por ello te sugerimos que una de tus metas sea inscribirte a un curso extracurricular.

Este tipo de cursos pueden enriquecer ampliamente tu formación. Entre otras cosas, porque a través de ellos puedes adquirir más conocimientos y habilidades que los que ya tienes.

Un curso en fin de semana o de una o dos tardes durante la semana tienen las siguientes ventajas:

  • Ayudan a conocer nuevas personas
  • Permiten aprender cosas nuevas.
  • Te quitan el estrés.
  • Es una oportunidad de comenzar y terminar algo, lo que te da una sensación de logro a corto plazo.

Escoger un curso extracurricular no necesariamente implica estudiar, hacer tareas o tener más responsabilidades. Puede convertirse en un espacio para ti, donde te diviertas y conozcas nuevas personas de forma constante. Además, te ayudará a renovar constantemente tu rutina.

Algunas ideas:

  • Cerámica o pintura.
  • Yoga o pilates.
  • Algún idioma.
  • Cursos de fotografía o cine.
  • Clases de cocina.
  • Un grupo de lectura.
  • Grupos de discusión sobre temas que te apasionen.

¡Qué esperas! Comienza ahora.