Tiempo de Lectura: 2 minutos

Los celos sin fundamento pueden ser destructivos para una relación. Esta falta de confianza golpea los cimientos de la relación con la persona con la que compartes tu vida. Recuerda que los celos son sentimientos de inseguridad y estos pueden afectar a una parte o a la pareja en su totalidad.

Los celos por lo general aparecen posterior a la etapa de enamoramiento, o lo que comúnmente conocemos como la etapa “color de rosa”. En este momento, ya hemos establecido un vínculo importante con la pareja y nos enfocamos en la fragilidad de la relación. Es decir, comenzamos a llenarnos de dudas o a pensar que el amor puede acabarse, ya que la atención del ser amado comienza a centrarse en algo más que no somos nosotros.

Si bien las relaciones de pareja son usualmente el blanco de los celos, pueden afectar cualquier tipo de relación interpersonal. Aprende a identificar las señales ya que en muchos casos, su origen está arraigado desde la niñez, es por esa razón que es recomendable tratarlos con un terapeuta:

Desconfianza desde la niñez

En los años formativos, es muy importante que los padres se encarguen de fundamentar la confianza en el niño. En primer lugar para ayudarle a crear un concepto de confianza en sí mismo y en segundo lugar para poder crear la idea de que también es válido confiar en terceras personas independientes al seno familiar. Una pareja que se separa por infidelidad puede marcar al niño, y para evitar repetir patrones puede desarrollar celos como mecanismo de defensa.

Ser posesivo

Las personas con este problema no saben dejar ir y consideran como parte de su propiedad a su pareja. Esto les hace entrar en un conflicto ya que no pueden comprender que su pareja es un ser independiente con necesidades y una vida ajena. Por lo regular estas personas son celosas debido a una relación patriarcal.

Malas experiencias pasadas

El haber tenido una experiencia complicada en relaciones pasadas puede ser un factor detonante. Una infidelidad puede afectar nuestra confianza al grado de tener miedo de iniciar una nueva relación o de lo que puede suceder en ella. Esta desconfianza continua puede controlarse si la comunicación de la pareja es completamente transparente, sin embargo no será fácil y requerirá mucho trabajo derrumbar ese muro de desconfianza.

Temor

Tener miedo a que la relación no funcione puede afectar seriamente a las relaciones. Esta paranoia por buscar algo que no esté bien es un comportamiento tóxico que es muy difícil de evitar, por lo que debes hacer una introspección o apoyarte a través de terapia.

Falta de autoestima

¿Recuerdas cómo al inicio de la lista hablamos de que es importante formar la confianza desde la niñez? La falta de autoestima puede ocasionar sentimientos de que no mereces a tu pareja o que puede encontrar a alguien mejor. Esa falta de autoestima, puede ocasionar sentimientos de desconfianza.

Esperamos que con estos tips puedas encontrar de dónde provienen tus celos y puedas trabajarlos.

¿Te gustó nuestro #BlogFiore? No olvides que en nuestra sección de Lifestyle tenemos muchísima información valiosa para ti. También te invitamos a que nos sigas en Facebook o en Instagram ¡te encantarán!